top of page
Buscar

Voces del Observatorio.

Hagamos comunidad para volver a la Unidad



Lanzamiento de la Campaña:

Hagamos comunidad para Volver a la Unidad.


El pasado lunes 6 de marzo en las instalaciones del Hotel NH de la Ciudad de México, el OSC presento ante medios de comunicación el inicio de su Campaña “Hagamos comunidad para volver a la Unidad”. Nuestra Presidenta Trinidad Belaunzarán y nuestro Vicepresidente Humberto Morgán acompañados por al menos 30 representantes de grupos del OSC manifestaron que: “Esta campaña parte de una preocupación general entre los miembros del Observatorio, además de la opinión y sentir de muchos otros ciudadanos, que pensamos que nuestro país se encuentra en un periodo de crispación social y polarización que tiene su origen (en gran medida) por las disputas partidistas (internas y externas) en busca del poder y de posiciones ventajosas en los próximos procesos electorales.


Sabemos que toda contienda electoral suele ser un campos fértil para las disputas, acusaciones (fundadas o infundadas) y las descalificaciones, sin embargo, el burdo nivel con el que los partidos y muchos de sus integrantes, han abandonado los argumentos estructurados por las mentiras y los insultos y el nivel de vulgaridad con el que se profieren, no solo a contrincantes políticos, sino también a ciudadanos no alineados, contribuyen a avivar el fuego de la polarización.


Además, Todo este escenario es transportado y llevado todos los días al territorio del internet y las redes, de acuerdo al escritor y filósofo italiano, Umberto Eco, “El drama de internet es que ha promocionado al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad“ las redes están cargadas de mentiras, retoques, Photoshop y fake news, y es evidente que el avance de internet es imposible de regular, ¿pero quien navega en la red?


Según la revista Forbes México. “Diversos estudios estiman que entre el 35 y hasta el 52% de los usuarios de redes sociales podrían ser falsos (dependiendo de la coyuntura y el uso); del 9 al 15% de las cuentas están automatizadas y soportadas por inteligencia artificial; entre el 55 y el 60% de todos los mensajes, posts, enlaces y materiales en línea fueron difundidos por cuentas de bots y todavía peor, casi el 80% del tráfico de “notas políticas” fueron difundidas, amplificadas o reenviadas por perfiles artificiales.


Además, como en una buena estrategia de Marketing, se trazan perfiles y se crean segmentos de población para construir con características afines bots con funciones específicas: Bots fans

Para crear popularidad, apoyo, preferencia. Bots amplificadores que inundan las redes con un mensaje repetitivo, simple e inmediato (que alojan fácilmente las fake news) y quita la atención de los temas esenciales para poner los ojos en temas estruendosos, pero sin contenido, Bots de acosadores de ataque frontal, para saturar los espacios del adversario con insultos, memes y amenazas y los bots infiltrados, que con un bajo perfil recolectan información de los adversarios en sus propias redes, información que pueda ser usada, después como elemento de cabildeo o ataque.


El compartir algo con las personas que nos rodean (sin importar qué tan pequeño o insignificante parezca el proyecto) puede ayudar a hacer conexiones que nunca pensamos que se podían lograr.

Pero ¿cómo recuperar el sentido de comunidad, ante un panorama como este?


Evidentemente esta no es ni una pregunta, ni una tarea que puedan ser resueltas fácilmente, el reto es enorme y los obstáculos directos e indirectos son difíciles de ver y sortear, porque en general los gobiernos del mundo no están interesados en crear las condiciones que ayuden a formar organizaciones ciudadanas sólidas, mas allá de los que puedan controlar y alinear, e invierten grandes recursos para dividir, con beneficios, apoyos o servicios diferenciados que generan rupturas y disputas entre ciudadanos.


Así que este proyecto en principio tendrá que ser desarrollado a partir del organizaciones ciudadanas bien estructuradas e intercomunicadas como nuestro OSC y sabemos que tendrá una muy empinada curva de aprendizaje, pero también sabemos una premisa que es segura: para mejorar nuestros casas, calles, colonias y ciudades, interactuar con vecinos y recuperar nuestras comunidades, una de las cosas más importantes que podemos hacer es averiguar ¿que es lo que tenemos en común? ¿Cuáles son las cosas que nos unen? Y a partir de aquí comenzar a hilar fino.


El compartir algo con las personas que nos rodean (sin importar qué tan pequeño o insignificante parezca el proyecto) puede ayudar a hacer conexiones que nunca pensamos que se podían lograr.


Proyectos comunitarios de mejoramiento de espacios públicos como jardines, eventos simples pero sensibles que recuperen tradiciones y cultura y nos devuelvan el orgullo y el sentido de pertenencia, comunicación franca y abierta entre ciudadanos, que nos permita generar vínculos, empatía, diálogos y respeto a las diferencias, son tareas que parecen pequeños pasos, pero ante el tamaño del reto son monumentales y difíciles de alcanzar.


Así que nosotros comenzaremos ya esta larga faena desde los grupos de nuestro querido Observatorio de Seguridad Ciudadana a la voz de “Hagamos comunidad para Volver a la Unidad.

Comments


bottom of page